Burning y 50 años de rock que no cesa

/ marzo 12, 2024/ Crónicas, Galería

Jueves 7 de marzo, 20:30 de la noche a las puertas de La Riviera, los honorables causantes del sold out de la sala esa noche forman cola toda la calle y más allá del paso de peatones, avanzan rápido y otra vez deja de distinguirse el final de la cola, no para de llegar gente. Vienen todos entrada en mano y tupés altos, fervorosos. En la celebración de sus 50 años sobre los escenarios, Johnny Burning (voz y piano) reúne al resto de la banda y a unas 2500 personas para una noche memorable en la que se homenajea el rockanroll español a cada segundo, al igual que hacen directa referencia a aquel mítico directo grabado en 1991 en Leganés, que más tarde consolidaría el álbum «Burning en directo», en el que Pepe Risi todavía hacía sonar la guitarra y voz junto a Johnny, poco antes de fallecer. Al escenario se suman Mac Hernández (bajo), Daniel Álvarez y Nicolás Álvarez (guitarras), Miquel Ferrer y Nico Roca (baterías), Antonio Libitum (trompeta) y Mike Slingluff (saxofón). Visten cuero, chalecos con elegancia, cuellos de camisa afilados cual siete muelles, pantalones campana y all-stars, fieles siempre a la actitud con la que Pepe, Johnny, Toño, Enrique y Ernesto formaban la banda en La Elipa allá por 1974. 

Reproducen al detalle el directo del 91, Johnny echa mano del público para hacer sonar el grito de guerra «Bienvenidos a una larga noche de rockanroll» con el que Pepe revolucionaba la noche hace 33 años. A continuación, y siguiendo el setlist de aquella noche de primavera, sonaba ‘No pares de gritar’, ‘Es decisión’ y ‘Baila mientras puedas’. Poco después empiezan a desfilar por el escenario los invitados de la noche: José de Benito (guitarrista de Monterrey), Coque Malla y Jorge Martínez (el más ilegal de Ilegales). Tocan todo tema que buen fan de Burning guarda cerca del pecho: ‘Jim Dinamita’, ‘Ginebra Seca’, ‘Johnny el Seco’, ‘Golpéales’, etc., y entre bailes, aplausos y solos de guitarras, Johnny lanza palabras de cariño a todos los presentes, afirma que recuerda a los que estuvieron en Leganés hace tantos años y que recordará a los que hoy están aquí.

Johnny le da cabida a la nostalgia en su justa medida, esto es sabido por aquel que le haya escuchado hablar alguna que otra vez, por eso cuando dice «celebramos medio siglo, hemos sido el hogar de muchísima gente, pero ahora todo mi corazón lo tiene esta banda y estoy absolutamente feliz» sabemos que lo dice de verdad. Dos horas de concierto que, como todo lo bueno, se pasaron muy rápidas y acabaron dando paso a una proyección de Madrid que tomaba protagonismo en la gran pantalla de la sala y junto a la que sonaba la intro de su tema ‘Madrid’. Johnny vuelve a hablar al público: «¡Gracias por dar sentido a mi vida!»

Nos queda Burning para rato, lo que afortunadamente nos lleva a la misma conclusión de siempre: larga vida al rockanroll.

Fotógrafa | + posts

Carmela RodHer. Estudio un máster fotográfico en LENS Escuela y también trabajo fotografía analógica y revelado. La cámara siempre colgada al cuello y metida dentro del pogo.

Compartir esta entrada

Acerca de Carmela RodHer

Carmela RodHer. Estudio un máster fotográfico en LENS Escuela y también trabajo fotografía analógica y revelado. La cámara siempre colgada al cuello y metida dentro del pogo.