Fito y Fitipaldis – Cada vez cadáver | Reseña

/ septiembre 25, 2021/ Reseñas

La banda de Cabrales vuelve al panorama musical español con un nuevo trabajo que rezuma experiencia por todos sus costados.

Cada vez cadáver - CD + DVD - Fito y Fitipaldis - Disco | Fnac
Cada vez cadáver
Rock
Warner Music

Ayer 24 de septiembre, Fito y Fitipaldis ponen a disposición del público su último álbum: Cada vez cadáver. El disco está producido, como ya es costumbre en los trabajos de la banda, por Carlos Raya y supone un nuevo paso en la extendida carrera musical de Cabrales y su banda. Definido en pocas palabras, el disco podría ser, dentro de la buena calidad del trabajo final, «Extrañamente familiar» o «Familiarmente extraño», y es que la banda no renuncia a fórmulas —musicales y literarias— vistas tanto en sus trabajos más populares como en los que se pasan por alto, saxofones, guitarras y recursos literarios que recuerdan fuertemente a Por la boca vive el pez (2006) o a Antes de que cuente diez (2009)pero que dejan espacio a reminiscencias del A puerta cerrada (1998) o de su anterior álbum, Huyendo conmigo de mí (2014).

            Es clara la línea que separa el sonido de aquel álbum de 2014 de sus hermanos. Si bien la banda siempre ha tenido un sonido tan característico que es posible reconocer su «estilo» aunque Fito no esté cantando, Huyendo conmigo de mí sentó las bases que permiten a Cada vez cadáver jugar a ambos lados de esta línea. Los dos singles abren el disco, «Cada vez cadáver» y «Cielo hermético» son un excelente cebo para aquellos que ya se consideren seguidores de la banda, es en el primero donde más reconocibles son las fórmulas clásicas de la banda, y el segundo es primo de «Lo que sobra de mí» (Huyendo conmigo de mí, 2014) y de «Me acordé de ti» (Antes de que cuente diez, 2009), sin que esto desmerezca lo bien que funcionan ambas canciones por sí solas.

            A continuación, es notable que «Fantasmas» es la más débil y no termina de seguirle el ritmo al resto, y aunque si recuperamos su letra hay algunos versos que nos harán estar alerta «[…] Cuentos tan interminables / Cuentos llenos de mentiras / Cuentos que sin darte cuenta / Se te acaban enseguida […]» quedan bastante diluidos incluso después de los guiños al cancionero de Joaquín Sabina. Es posible que la canción funcione como un pequeño interludio dentro del álbum porque después llega el primer tema que suena verdaderamente fresco, «A quemarropa» levanta todo el polvo e inyecta un dinamismo al que los Fitipaldis nos tienen bien acostumbrarnos para recordar que, ante todo, estamos ante un nuevo trabajo, y con un puente construido con excelentes ladrillos, recordamos que el trabajo es de la banda de Fito, como no podría ser de ninguna otra mano.

            Después de esa píldora, la banda tira de freno de mano y nos sumerge en un blues profundo y refinado que rivaliza en calidad y crudeza con «Catorce vidas son dos gatos» (Antes de que cuente diez, 2009). En esta línea de buen gusto continúa «Si me ves así», que te coge de la mano sin que te des cuenta y escala con soltura posiciones para colocarse entre las mejores del álbum.

            Tras el momento de tranquilidad, «Quiero gritar» llega con una cadencia divertida que recuerda a «Tarde o Temprano» (Antes de que cuente diez, 2009) pero que se agradece en la mezcla para no saturarla de intensidad y tener un tema más gamberro en el repertorio que es rápidamente acompañado por un sorprendente y rápido «En el barro», una canción con un estribillo que funciona y con un escalado que le hará a uno preguntarse si se pasará mejor el público o la banda cuando lleguen los directos.

            La recta final empieza con «A morir cantando»,un blues lento de los de mecedora americana y mucho sentimiento que actúa de primer broche con un «[…] Como dices tú / soy un tipo extraordinario / de lo más común […]» porque si bien es un tema que se aleja mucho de ser experimental, la ejecución es buena y funciona muy bien junto al resto de sus hermanas, y es que este es el sentimiento generalizado que da el álbum, que cierra con una versión del tema de Jorge Drexler, «Transporte» (Eco, 2004), y que no desentona para nada, aunque pueda haber a quienes no les guste la posición que ocupa esta canción en el álbum.

            Cada vez cadaver es, ante todo, un buen álbum, recomendable para los fans y al mismo tiempo agradable y disfrutable para los menos seguidores. Fito y Fitipaldis estarán de gira junto a Morgan en 2022, aunque deberemos esperar a la evolución de las restricciones sanitarias para conocer fechas.

+ posts

Shazam con patas. El que se calla para escuchar qué escucha el de al lado.

Compartir esta entrada