David Ruiz (La Maravillosa Orquesta del Alcohol) – nostalgia.en.los.autobuses | Reseña

/ septiembre 25, 2020/ Reseñas

Después de ocho temas, el 24 de septiembre el cantante burgalés dio por finalizada la primera etapa, que arrancaba el 4 de mayo, de su proyecto en solitario «nostalgia.en.los.autobuses».

 

Discográfica: Autopublicado
Lanzamiento: Verano de 2020
Género: Alternativa / Experimental

 

 

 

 

El confinamiento de los españoles para evitar la expansión del COVID-19 afectó también al sector de la cultura, cancelando o aplazando conciertos y deteniendo ensayos, dejando en el sector un aire de incertidumbre y temor al futuro más próximo. Es el caso del que hubiera sido el próximo álbum de La Maravillosa Orquesta Del Alcohol (La M.O.D.A., a partir de aquí), en la que David Ruiz aporta la voz solista y una guitarra, que vio detenido su proceso de producción a manos de Raül Refree, encargado también, entre muchos otros trabajos, de ‘Sensación térmica’ de Kiko Veneno (2013),  ‘Los ángeles’ de Rosalía (2017), Rosa de Luisa Sobral (2018) o Un nuevo Lugar’ de Amaia Romero (2018). David, echando mano únicamente de su guitarra, grabó un par de temas y los envió a Raúl para que experimentase con ellos, manteniendo el ambiente doméstico, pero incluyendo el mencionado aire de rareza e incertidumbre que reinaba en la población española, con sonidos construidos por el productor. Fruto de este trabajo nace nostalgia.en.los.autobuses, pseudónimo con el que se firma ‘2.0.2.0‘ un EP de 5 temas, además de otros 3 temas posteriores, y que nos adelanta, sin quitarle espacio a las sorpresas que guardan las canciones, lo que nos vamos a encontrar.

1.      ‘Delfines‘ – Amor contenido entre cuatro paredes

            Definida por el propio David como una canción de amor, ‘Delfines‘ se sostiene exclusivamente en la voz, que recita casi más que canta, mientras flotan (porque parecen que flotan) samples que combinan a la perfección con la sencillez que aporta la guitarra. La canción está construida alrededor de la añoranza al ser querido y de una especie de locus amoenus situado en el mundo rural ([…] Sonríe si es mi último recuerdo / del olivo y de las flores), al que no se puede acceder, dando paso a la monotonía gris ([…] Los días, casi todos son domingo / Si pienso en el lenguaje de delfines / Son domingos o son lunes […]), puntos clave que quedan reflejados en el videoclip.

2.      ‘Las tumbas de los escritores‘ – Las nubes negras y el futuro

            Una semana después de ‘Delfines‘ llega ‘Las tumbas de los escritores‘. Acudiendo directamente al videoclip podemos entender las diferencias con el rimer tema, que cambia el claroscuro y el espacio cerrado por los espacios abiertos y a color. En esta ocasión, David deja patente la incertidumbre que se siente ante el futuro, abriendo la canción con un constante “tick” que recuerda a un reloj y que vuelve a aparecer cuando la voz calla, pero también la voluntad de lucha por su compañera ([…] Aunque el equilibrio sea una quimera / Haré equilibrismo andando la cuerda / Haré equilibrismo por ti la primera […]). Los actores que aparecen en el videoclip son Pablo Sala (@pablosala95) e Iris Alonso de Armiño (@iris_ermine).

3.      ‘Naturaleza‘ – La humildad frente al mito del artista

            ‘Naturaleza‘ queda a medio camino entre la disculpa y la gratitud. Apareciendo junto a Miles Davis (uno de los referentes constantes de La M.O.D.A. y el propio David), ‘Naturaleza‘ va enseñando como todo lo que rodea al artista (hasta la lluvia) es, efectivamente, decorado, y que bajo el misterio de la melancolía, que queda representado como un lugar en el que no quedarse mucho tiempo, hay únicamente un humano como cualquier otro ([…] No soy la tristeza que esperabas / Ni las sábanas doradas / Hoy valoro estar aquí / No soy la esperanza que te salva / La violencia del insomnio / Nadie añora estar allí […]). En contraposición, David es consciente al mismo tiempo de la suerte y el privilegio de su situación ([…] Ahora que duermo en una rama / Las rosas se derraman / No necesito nada más […]), y guarda inmensa gratitud a quienes le acompañan a lo largo del camino. Es un retrato de un hombre sencillo y agradecido.

4.     ‘Ojos brillantes‘ – Lo mismo pasa contigo.

            Esta canción guarda un pequeño secreto reservado para aquellos seguidores más fieles de la banda. A primera vista podríamos pensar que ‘Ojos brillantes‘ escarba en la condición humana para intentar sacar algo en claro, usa la primera persona, reservando la tercera para hablar de unos seres etéreos que avanzan, mientras el propio David se queda estancado ([…] Bajan a la calle descalzos / Desvaneciéndose / Como la visión invisible / Del sueño que no tendré […]). Sin embargo, la clave la encontramos justo en la estrofa siguiente a la citada, que es prácticamente idéntica al cierre de Colgados del Sol, el tema que cierra el anterior EP de La M.O.D.A., ‘7.47 (Ni un minuto más)’ : “No bebo de tu copa / por si estás tan infectado / de mentira / como yo”. ‘Colgados del Sol‘ habla del agotamiento provocado por lidiar con hipócritas y gente con aspiraciones vacías, cuyo único propósito en la vida es vivir por vivir. ‘Ojos brillantes‘ recupera esa versión de David y la pone a dialogar con otra, totalmente rendida en su búsqueda, como si fuera una segunda parte en la que, aunque reafirmándose en sus valores, la segunda voz empieza a asumir que quizá también se parecen, de algún modo, al resto de personas ([…] Y tú me repites que no / No vas a beber de la copa de nadie / Por si están tan infectados de mentira como yo […]).

5.      ‘Góndolas‘ – Las ganas pueden más que la sequía

            El 1 de junio salía ‘Góndolas’, el último tema del EP. Después de sus cuatro hermanas, esta quinta canción es, en esencia, un ruego, que nace justo después de deshacerse del desasosiego y angustia que reina en las anteriores ([…] Desde que te has ido / Visto de alegría / No sienten el frío / Mis manos vacías […]). Pero no sólo un ruego sino también un aviso, la voz está enfadada, está desesperada, pero se siente renovada ([…] Se ha escondido el drama / Entre los resuellos / Vuelvo a ser un niño / Cabello negro […]). La única manera de calmarla y satisfacerla es llevarla de vuelta a la carretera, a llevar su mensaje donde el camino la guíe. Para poner de manifiesto este sentimiento David ha contado con la colaboración de Guitarricadelafuente, para el cual la nostalgia y los caminos están muy presentes ya en el imaginario de su repertorio, por lo que es totalmente lógico que sean dos artistas que se conjunten tan bien en este último tema.

6.      ‘Viendo el sol salir‘ – ¿A quién le importan los planetas?

            Después de más de un mes sin noticias, el 24 de agosto se publicaba ‘Viendo el sol salir‘, en cuyo vídeo aparece un parking de caravanas en una noche lluviosa. Ni siquiera escuchando todo lo anterior se podría uno anticipar a esta canción que, utilizando versos que encadenan las últimas sílabas con las primeras del siguiente, hace que la voz, que suena cansada ([…] No puedo vivir sin mí / ahora que tu ya te fuis… / tengo tanto por cumplir / llevo caminando un si… / globos… […]) , pero sin sonar triste, sólo cansada ([…] Por favor, no preguntes qué tal […]), se nos haga viscosa en el oído. Es una canción a la que hay que dedicarle varias escuchas, porque se resiste a dejarse entender, como si llegara a casa sin ganas de hablar. Además, a con Rober del Pyro a los mandos de la producción, el tema adquiere una atmósfera de Lo-Fi que le queda como un absoluto guante. David sorprende con un estilo totalmente nuevo e inesperado, más cercano al Hip-Hop que a su estilo habitual, y vaya si consigue hacerse valer.

7.      ‘Buenos tiempos vienen‘ – Cae la lluvia, pero nos hace falta

            Una semana después, David vuelve a un sonido al que nos tiene más acostumbrados, acompañando las imágenes de lo que parece un patio de vecinos que transiciona hacia el propio David con su guitarra. ‘Buenos tiempos vienen‘ trata el paso del tiempo y va cargada de esperanza, no sin su dosis de resignación, esta vez fruto de la desconfianza en la política que se palpa en la calle ([…] Alucinando con cualquier legislatura / Aún quedan moscas atrapadas en la miel […]). Aun con todo, es una canción breve y en clave alegre, que te calienta el corazón, con producción de Diego Galaz.

8.      ‘De lo que viví‘ – Extraño el país en el que nací

            Iris Alonso de Armiño vuelve a aparecer — como en ‘Las tumbas de los escritoresponiendo cara al videoclip de esta canción. De su boca sale la voz de David, que esta vez vuelve a confiar en Robert del Pyro para acercarse al Hip-Hop y hacer un recorrido por sucesos políticos acontecidos en el país y nuevas políticas empresariales (cambios en las políticas de pago de Spotify), que han sido germen y síntoma del odio y la rápida transformación de un país y de una industria que se reconocen ahora como extraño, cuando una vez fue sinónimo de cercanía y familiaridad ([…] Siento que no hay nada más allá de aquí / Siento que no hay nada más allá allá /Siento que algo más tiene que haber aquí […]). Reivindicativa la mires por donde la mires, aunque no consigue sacudirse el tono pesimista (reforzando el mensaje). David da la puntilla a este proyecto con una canción que revuelve por dentro tanto a quienes seguimos su trabajo desde hace tiempo, como a quien pudiera llegar a él por casualidad haciendo uso de una transparencia cruda, pero necesaria.

            nostalgia.en.los.autobuses es a día de hoy un proyecto en el que reconocemos al mismo David que escucharíamos en La M.O.D.A., con todo lo que ello conlleva: verdades a la cara y un paseo por la condición humana, en canciones que te piden tiempo, algo que escasea estos días. Sólo él sabe qué giros tomará la siguiente etapa (si es que la hay) de este proyecto, pero, entre tanto, tenemos el suficiente material entre estos 8 temas y el resto de los trabajos del resto de la orquesta para disfrutar largo y tendido mientras esperamos su nuevo álbum y su vuelta a los escenarios. Como él mismo dijo el 8 de mayo para el ABC, «no quiero hundir a nadie, sólo compartir la pena».

+ posts

Shazam con patas. El que se calla para escuchar qué escucha el de al lado.

Compartir esta entrada