Tipos de micrófonos

/ octubre 16, 2020/ Artículos

¿Que micrófono debes comprarte?

Aquí tienes la guía microfonológica de Nuevas Frecuencias en la que te damos a conocer qué micrófono necesitas para comenzar a montar tu estudio casero.

Empecemos por lo más básico, ¿qué es un micrófono? Es un aparato que recoge las ondas sonoras analógicas y las transforma en energía eléctrica.

Comenzaremos con el micrófono dinámico. Es el más robusto, por eso se emplea con mucha frecuencia para la amplificación de la voz en los conciertos, en las grabaciones de percusión y también se utiliza frecuentemente para la grabación de guitarras eléctricas, porque consigue unas frecuencias determinadas capaces de conseguir una grabación muy limpia. Por lo general son relativamente baratos y también resistentes a la humedad. Son esos micrófonos que acostumbramos a ver en los telediarios.

Acerca de su funcionamiento, sabemos que cuando las ondas sonoras entran por el micrófono, mueven una pequeña lámina llamada diafragma, que está unida a una bobina de un hilo metálico muy fino, muy cercano a un imán. Cuando se mueve la bobina en el campo magnético, se crea una corriente eléctrica de tensión proporcional a la presión sonora.

Opciones de compra: Shure SM57, SM58 o Sennheiser MD421.

Si lo que quieres es realizar un podcast casero, o grabar con un instrumento de viento metal, te recomiendo el Shure SM7B.

Interior de un micrófono dinámco

Ejemplo de micrófono dinámico

 

 

 

 

 

 

 

 

Seguimos con el micrófono de condensador. Es el que tiene las mejores características para realizar grabaciones, tanto en estudio como en casa.

Este micrófono contiene dos placas muy muy finas y situadas en paralelo, una de ellas, es móvil y se pone en movimiento gracias a la presión sonora respecto a la fija. Habitualmente con este tipo de micrófono se utiliza una función phantom (fantasma), esta función provoca que las placas actúen como un condensador eléctrico cuya capacidad para almacenar electricidad depende de su distancia. Esto traducido, significa que cuanto más phantom le pongas, más aumenta el gain (ganancia).

Necesita una fuente de energía de 48 V para funcionar.

Opciones de compra: Neuman U89, KM140, AKG414 y C-24.

Dentro de los micrófonos de condensador existen unos más especializados en instrumentos acústicos, por ejemplo, la guitarra flamenca y clásica, violines, etc., aunque son un poco incómodos.

Interior de micrófono de condensador

Ejemplo de micrófono de condensador

 

 

 

 

 

 

 

 

Por último, tenemos al micrófono de cinta. Estos son muy frágiles y menos usados, pero valen la pena si lo que quieres es conseguir un sonido vintage y cálido, rollo años 60.

Estos micrófonos utilizan un metal electro-conductor suspendido en un campo magnético (la cinta arrugada), cuando la onda entra dentro del micrófono este metal queda impregnado en el campo magnético con la forma de la onda sonora.

Por lo general, responde muy bien a la ecualización.

Se recomienda no utilizar una fuente de energía de 48 V.

Opciones de compra: t.bone RB 500, Shure KSM 313/NE Dual y Royer Labs R-10 MP.

Interior de un micrófono de cinta.

Ejemplo de micrófono de cinta.

 

Para ampliar información: Direccionalidad de los micrófonos.

+ posts

Estudio musicología pero no sé nada de música.

Compartir esta entrada